Comer muchas frutas te puede hacer engordar así que no exageres en su consumo


¿Te has preguntado alguna vez si comer muchas frutas engorda? Pues sí. Comer una cantidad exagerada de frutas al día puede hacerte engordar.

¿Por qué las frutas te hacen engordar o subir de peso? Porque las frutas aportan calorías. NO importa si se trata en su mayoría aportes calóricos por medio de la frcutosa puesto que este azúcar termina siendo convertido en glucosa durante el proceso digestivo.

Cuando consumes azúcares de cualquier tipo, tu cuerpo debe secretar insulina con lo cual los procesos de quema de grasa disminuyen o cesan totalmente.





Evita comer frutas si tu objetivo es adelgazar


Bueno, realmente lo que debes evitar es comer frutas en la noche y en su lugar comer muchas verduras que aportan una menor cantidad de carbohidratos.

También debes evitar comer ensaladas de frutas puesto que el aporte de fructosa y por ende de glucosa sería mayor.

Y no es que el hecho de que nuestro cuerpo pueda secretar insulina sea malo, porque sea como sea esta hormona es muy importante en nuestro organismo.

El punto es que si quieres bajar de peso o quemar grasa, debes evitar o reducir considerablemente el consumo de azúcares simples como los que aportan las frutas, y también de azúcares complejos como los que aportan alimentos como el arroz, pan, pasta, patatas, entre otros.





Te puedes dar el lujo de comer más frutas si haces ejercicio y quieres aumentar tu masa muscular


Si por el contrario tu objetivo es aumentar tu peso en masa muscular, entonces no hay problema en que aumentes un poco el consumo de frutas.

Sobre todo si tu sesión de entrenamiento es muy intensa y extenuante.

No obstante, si quieres aumentar tu masa muscular con bajos niveles de grasa corporal, debes cuidar tu alimentación.

Debes también tratar de evitar el consumo de frutas u otros alimentos dulces en la noche, evitar el consumo de también de azúcares complejos en la noche.

y mejor opta por el consumo de muchas verduras junto junto con alimentos de origen vegetal y animal que aporten proteínas, grasas buenas y colesterol.





Si No entrenas pero si mantienes muy activo(a) durante el día también puedes darte el lujo de comer más frutas


Si no puedes darte el lujo de ir al gym, practicar Crossfit, calistenia o si simplemente no te queda tiempo o no te gusta entrenar ni practicar deportes, hay una forma en la que puedes comer frutas dulces sin tanto riesgo de subir de peso en grasa corporal.

El hecho es que debes mantenerte muy activo a nivel físico y mental si quieres evitar engordar.

Si eres una persona que Estudia y/o trabaja durante la mayor parte del día, que además quizá haces el aseo de tu hogar a diario, si te toca caminar largas distancias, ahí es donde te puedes dar el lujo de comer frutas sin tanto arrepentimiento.

La verdad es que de hecho las vas a necesitar para recuperar los niveles de agua, vitaminas y minerales electrolitos que pierdes durante este tipo de actividades.

Aunque recuerda que también debes comer en tu dieta alimentos ricos en proteínas de origen vegetal y animal que además de aportarte grasas y colesterol (muy necesarias para la parte hormonal, para la creación de membranas celulares, etc.) te aporten vitaminas liposolubles, otras del complejo B, vitamina C y algunos minerales.



Las propiedades magníficas y perjudiciales de las frutas


LO MALO DE LAS FRUTAS:

  • Mucho azúcar:

    • La verdad es que lo único malo de algunas frutas es que aportan muchos azúcares. Por eso a veces para evitar engordar se recomienda en una dieta para bajar de peso el consumo de frutas ácidas o semiácidas como el Kiwi, fresas, manzana verde, etc., solo en la mañana


    LO BUENO DE LAS FRUTAS:

      No obstante, frutas dulces como el banano aportan una buena cantidad de vitaminas, algunos minerales y lo mejor es que aportan probióticos y prebióticos para fortalecer la microbiota de tus intestinos, o lo que comúnmente se conoce como Flora intestinal.


  • Aportan vitaminas del Complejo B (vitaminas hidrosolubles):

    • Este tipo de vitaminas se encargan de generar enzimas para sintetizar proteínas, ayudan a fortalecer nuestro sistema nervioso, se encargan de ayudar en la formación de ADN, contribuyen a la creación de energía en forma de ATP, ayudan a formar enzimas para metabolizar grasas y carbohidratos, intervienen para favorecer la absorción de otras vitaminas, etc.


  • Aportan vitaminas Liposolubles (A, D, E y K):

    • La Vitamina A estimula la síntesis de proteínas, promueve la proliferación celular, contribuye a mejorar la visión en condición de baja luz, permite mejorar las funciones de nuestro sistema reproductor, fortalece nuestro sistema inmunitario, etc.

      La Vitamina D permite que podamos captar y sintetizar mejor minerales como el calcio y el fósforo en nuestros intestinos, mantiene nuestro sistema hormonal en óptimas condiciones, estimula el crecimiento de músculos y huesos, etc.

      La Vitamina E permite que la vitamina A sea mejor absorbida y que su actividad sea mayor, potencia la acción antioxidante del Selenio, contribuye al mantenimiento de membranas celulares, protege la salud de nuestro cerebro y órganos genitales, tiene una respuesta antiinflamatoria en nuestro organismo, etc.

      La Vitamina K interviene en la síntesis de proteínas hepáticas como lo son la protrombina y betaglobulina, ayuda a coagular la sangre para evitar hemorragias, etc.


  • Aportan buenas cantidades de Vitamina C (vitamina hidrosoluble):

    • La Vitamina C ayuda a regenerar tejidos, fortalece nuestro sistema inmunitario, mantiene la buena salud del hígado y de otros órganos, ayuda a reducir el estrés gracias a su acción antioxidante contra los radicales libres, participa en la síntesis de colágeno, etc.

      La Vitamina C es mejor consumirla en pequeñas cantidades varias veces al día para un mejor aprovechamiento y menor desperdicio de esta vitamina.


  • Aportan Fibra:

    • La fibra puede contribuir a mejorar el tránsito intestinal para al mismo tiempo reducir el riesgo de padecer cáncer de colon u otro tipo de patología a nivel intestinal.

      PERO: debes comer las frutas con el estómago vacío para permitir que la fibra llegue rápido a donde debe, o sea a los intestinos. Además, el exceso de fibra es malo porque "barre" con todo (hasta con lo bueno).

      Si ingieres una comida grande y después la rematas con una fruta creyendo que es algo saludable, ese exceso de fibra y el pH de algunas frutas te causarán molestias como gases, flatulencias, cólicos, ganas de ir al baño, etc.


    PARA TERMINAR:

    Si quieres evitar comer mucho azúcar para evitar engordar, entonces puedes consumir todas las vitaminas mencionadas por medio del consumo alto y variado de verduras.