Científicos descubren cómo la bacteria Helicobacter Pylori sobrevive al ácido gástrico


Causas, síntomas y factores de riesgo de la Helicobacter Pylori y la razón por la cual la H. Pylori sobrevive en un medio tan ácido como el de nuestro estómago.


Introducción a lo relacionado con la H. Pylori


Usualmente la mayoría de bacterias mueren en medio de los ácidos de nuestro estómago, aunque la Helicobacter Pylori parece ser la excepción a esta regla.



Siempre recomiendo tener un pH gástrico de entre 1 y 3 para que la digestión se pueda llevar a cabo de forma óptima y al mismo tiempo para que muchas bacterias, sino todas, puedan ser eliminadas.

Por esta razón es que si una persona suele tener problemas digestivos recomiendo ayudarse con bebidas ácidas fermentadas como el vinagre de manzana, Kefir de agua, vino, Limoncello, entre otras.

Pero cuando la bacteria Helicobacter Pylori se apodera de nuestro estómago, primero hay que tratar de eliminarla antes de consumir este tipo de bebidas o de lo contrario la situación se puede agravar.



¿Cómo es posible que la bacteria Helicobacter Pylori pueda sobrevivir en un medio tan ácido


Se resolvió el enigma de cómo Helicobacter pylori logra vivir felizmente en el ambiente ácido y hostil de nuestro estómago.

Los científicos de la Universidad de California en Los Ángeles, han descubierto que el H. pylori tiene un canal de membrana único, cerrado por ácido, que controla de manera efectiva la cantidad de álcali producida por la bacteria para combatir el ácido gástrico, lo que le permite sobrevivir y crecer en el ácido gástrico.

También han identificado el gen que codifica para su canal.

George Sachs, profesor de medicina y fisiología en la universidad, y sus colegas creen que este gen proporciona un nuevo objetivo terapéutico que será útil para erradicar la Helicobacter pylori, reduciendo así la incidencia de gastritis, úlceras y algunos cánceres de estómago.

La bacteria Helicobacter pylori es única en su capacidad para prosperar en el estómago humano. Lo hace activando su propia ureasa citoplásmica, que convierte la urea en dióxido de carbono y amoníaco.

El amoníaco primero neutraliza el ácido gástrico que entra en la membrana externa de las bacterias, evitando la acidificación en la membrana interna. Esto permite que las bacterias colonicen el estómago.





El equipo del profesor Sachs, que trabajó en colaboración con un equipo de Alemania encabezado por el Dr. Klaus Melchers, jefe de investigación antimicrobiana en Byk Gulden, una compañía privada, descubrió que el canal a través de la membrana celular es el responsable de permitir el paso de la urea hacia el citoplasma de la bacteria está regulado por una proteína llamada UreI, un miembro de la familia de proteínas amidoporina.

Cuando hay ácido presente, el canal de la membrana aumenta la cantidad de urea que entra en el citoplasma bacteriano 300 veces.

Esto a su vez resulta en la producción de suficiente amoníaco para neutralizar el periplasma (el área entre las capas interna y externa de la membrana de la célula bacteriana).

Esto ayuda a las bacterias a resistir condiciones ácidas. Cuando UreI no está presente, ingresa urea insuficiente y se genera menos amoníaco.

Sin la capacidad de neutralizar su propio periplasma, las bacterias H. pylori se vuelven fatalmente vulnerables al ácido que generalmente se encuentra en el estómago.

"Si podemos encontrar una manera de inhibir UreI, entonces será posible un nuevo enfoque para la erradicación de H pylori", dijo el profesor Sachs.



¿Qué causa el contagio de la Helicobacter Pylori?


Todavía no se conoce la manera exacta en que la Helicobacter pylori produce una infección en nuestro estómago.

Pero lo que si se sabe es que la bacteria H. pylori puede transmitirse de una persona a otra por contacto directo con saliva, vómito o materia fecal.

La Helicobacter Pylori también puede transmitirse a través de alimentos o agua contaminados. Esto ocurre especialmente cuando consumes alimentos preparados en la calle o lugares de dudosa repuetación.

Factores de riesgo que pueden llevarte a tener esta bacteria en tu estómago

El Helicobacter pylori a menudo se contagia en la infancia pero esto no quiere decir que los adultos estén exentos de contraerla. Los factores de riesgo para la infección por H. pylori están relacionados con las condiciones de vida en la infancia o en la vida en general, condiciones de vida tales como:

  • Vivir en condiciones de hacinamiento. Si vives en una casa con muchas otras personas, tienes más riesgo de una infección por Helicobacter pylori sobre todo cuando la educación en higiene ha sido pobre.


  • Vivir sin una fuente confiable de agua limpia. Tener un suministro confiable de agua limpia y potable contribuye a reducir el riesgo de H. pylori. Por esta razón es que hierbas el agua que consumes si en tu ciudad las condiciones de acueducto no sean las mejores


  • Vivir en un país en vías de desarrollo. Las personas que viven en países subdesarrollados, donde el hacinamiento y las condiciones de vida insalubres pueden ser más frecuentes, tienen más riesgo de infección por Helicobacter pylori.


  • Vivir con una persona que tiene infección por H. pylori. Si vives con una persona que tiene H. pylori, es más probable que también tengas esta bacteria. Por esta razón es que la persona contagiada deba hacerse tratar para eliminar esta bacteria, asearse bien antes de preparar alimentos, etc.






Debes ir al médico de forma urgente si presentas los siguientes síntomas:


Pide una consulta con tu médico gastroenterólogo si notas signos o síntomas persistentes que te preocupen. Busca atención médica de inmediato si tienes:
Dolor abdominal intenso o persistente en la parte alta.

  • Dificultad para tragar aun cuando se trate solamente de líquidos.


  • Heces con sangre o de color negro alquitranosas y de olor extremadamente fétido.


  • Vómitos con sangre o de color negro, o vómitos con la apariencia de granos de café.


Complicaciones por una H. Pylori muy desarrollada y fuerte:


Las complicaciones relacionadas con la infección por Helicobacter pylori comprenden:

  • Úlceras gástricas: El H. pylori puede dañar la mucosa protectora del estómago y del intestino delgado. A causa de esto, el ácido estomacal puede producir una llaga abierta que es conocida como úlcera. Entre un 10 y 15 por ciento de las personas con H. pylori tienen una úlcera.


  • Inflamación de la mucosa del estómago: La infección por causa de la bacteria Helicobacter pylori puede irritar el estómago, lo que provoca una inflamación o lo que se conoce comúnmente como Gastritis.


  • Cáncer de estómago: La infección por Helicobacter pylori es un factor de riesgo importante para desarrollar algún tipo de cáncer en el estómago y quizá en los intestinos.


Referencias:

Estado de la coinfección por el virus de Epstein-Barr con Helicobacter pylori en el cáncer gástrico.

Imágenes fotoacústicas funcionales de la secreción de ácido gástrico utilizando nanopelículas de polianilina sensibles al pH.

Limitaciones de la prueba de ureasa en el diagnóstico de la infección pediátrica por Helicobacter pylori.