Mejora la digestión de lo que comes con estos tips fáciles de aplicar


Si sueles sentir llenura, pesadez, muchos eructos, ganas de tirarte pedos o flatulencias o si de hecho te da diarrea o ganas frecuentes de ir al baño justo después de comer, debes aprender a mejorar la digestión de los alimentos que ingieres.

El objetivo principal de estos tips que te daré a continuación es poder evitar los errores que arruinan tu digestión y de hecho poder acelerar este proceso tan importante para que tengas más energía y sin sentir molestias gastrointestinales



NOTA: estos consejos están dirigidos a personas aparentemente sanas y aplican tanto para Hombres y mujeres.


Tips para acelerar la digestión después de comer


1. Aumenta la acidez de tu estómago:
    Necesitas que tu estómago tenga un pH entre 1 y 3 para poder que la digestión de proteínas y otros macronutrientes como los carbohidratos y grasas se pueda llevar a cabo de forma óptima.

    ¿Cómo lo logras? Puedes ayudarte tomando una cucharada de Vinagre de manzana orgánica o de otra bebida ácida fermentada, disuelta en 100 mL de agua, aproximadamente, momentos antes de comer tus alimentos.




2. Continúa con un buen pH estomacal:
    A veces cuando comes mucho, bien sea porque te apetece o porque tu cuerpo te lo exige porque tienes una alta demanda energética porque practicas deportes, alzas pesas, practicas Crossfit, etc., el pH de tu estómago tiende a bajar mientras sigues consumiendo alimentos en esa misma comida.

    ¿Cómo mantener un pH óptimo para mejorar la digestión? Puedes rematar tu comida con una cucharada disuelta en agua del mencionado vinagre de manzana, una copa de buen vino, una copa de Limoncello, medio vaso de Kefir de agua hecho con hongos tibetanos, entre otras opciones.




3. Mejora la salud de tu hígado:
    Si te sientes flatulento(a) y sin energía después de comer, probablemente se deba a que tu hígado no puede generar suficientes enzimas ni suficiente bilis para poder digerir alimentos tan pesados como aquellos que aportan grasas.

    ¿Cómo mejorar la salud de este importante órgano digestivo? El vinagre de manzana y otras bebidas fermentadas que además suelen aportar probióticos y prebióticos ayudan bastante. El agua con limón y frutas que aportan vitamina C y A contribuyen a este fin.

    Un zumo de mandarina o un zumo de limón disuelto en agua, de 10 a 15 minutos antes de comer, es genial para mejorar la salud de tu hígado, regular el pH estomacal a valores óptimos y así volver más eficiente el proceso digestivo.


4. Mejora la salud de tus intestinos:
    Cuando la flora de tus intestinos está débil usualmente ocurre inflamación en las paredes intestinales y todo esto contribuye a una deficiente absorción de agua y de nutrientes macro (proteínas, carbohidratos, grasas) y micro (vitaminas y minerales).


    ¿Cómo mejorar la salud de tus intestinos? Consume probióticos bien sea por medio de alimentos o bebidas fermentadas como el agua de Kefir, o por medio de suplementos naturales.

    Frutas que ayudan a mejorar la salud intestinal: el banano sobre todo en lo que aporta su cáscara, la parte blanca del Maracuyá la cual aporta Pectina, la Guayaba, entre otras.

    IMPORTANTE: estas frutas o lo que contienen sus cáscaras, debes comerlas siempre con el estómago vacío para que puedan llegar rápido a tus intestinos y ayudar así a sanarlos.






5. Enfócate en comer, mastica despacio, tómate tu tiempo. NO te distraigas:
    Si vas a comer que sea a comer. No te pongas a hablar, no te distraigas viendo redes sociales ni viendo vídeos. Necesitas que tu cerebro esté enfocado en comer.

    Esto ayuda a que tu sistema nervioso y endocrino puedan dar órdenes para secretar una buena cantidad de enzimas digestivas.

    Cuando hablas, además de distraerte, provoca que consumas más aire y esto puede hacerte eructar mucho después de comer.

    Cuando comes con afán a veces no puedes masticar bien y por ende ende tus alimentos siguen casi que derecho, no pueden ser bien digeridos por tu estómago y al llegar a tus intestinos no pueden ser bien absorbidos por lo cual sientes ganas de tirarte pedos casi que al instante luego de comer.


6. Evita el estrés:
    Altos niveles de estrés que desencadenan en ansiedad, depresión, nerviosismo, hacen que tu sistema nervioso simpático se active reduciendo la irrigación sanguínea hacia los órganos del sistema digestivo.

    Esta es una de las principales razones por las cuales la digestión de lo que comes es pésima, además de causar otras molestias y enfermedades en tus órganos digestivos como colon irritable, úlceras gástricas, hígado graso, etc.


7. Trata de ser feliz y mantente activo(a):
    Si eres feliz la función de todo tu cuerpo, incluyendo tus órganos digestivos, será óptima.

    A veces no importa la cantidad de alimentos que comas sino qué tan feliz y activo(a) te mantengas para evitar problemas de indigestión que suelen provocar nauseas, mareos, ganas de vomitar, flatulencias, diarrea, gastritis, etc.


8. Haz ejercicio varias veces por semana:
    Para aumentar tu metabolismo y así optimizar el proceso digestivo de lo que comes, el ejercicio bien dosificado por un profesional es lo mejor que puedes hacer.

9. Ayunos intermitentes para mejorar la digestión:
    Ayunar de vez en cuando y siguiendo las pautas recomendadas por tu médico, harán que tu cuerpo pueda aumentar su actividad catabólica y al mismo tiempo la anabólica.

    Con esto mejoras la acción de la insulina y evitas o decreces la resistencia que las células puedan presentar ante esta importante hormona.


Ya sabes entonces qué bebidas debes tomar para mejorar la digestión de los alimentos que comes.

Y de hecho ya sabes qué alimentos pueden también ayudarte a mejorar la digestión gracias a que influyen en la buena salud de importantes órgnos digestivos como tu hígado e intestinos.

Ahora veamos los errores más comunes que se suelen cometer:


Errores que debes evitar cometer para No sentir indigestión




1. Tomar Bicarbonato de Sodio:
    Si bien esto te puede dar una solución temporal cuando sufres de lo que se conoce como acidez estomacal, el problema es que estarás poco a poco dañando el pH de tu estómago.

    ¿Por qué se produce la famosa acidez estomacal? Se produce, paradójicamente, porque los jugos gástricos de tu estómago No están lo suficientemente ácidos como para que el esfínter esofágico inferior sienta la necesidad de cerrarse.

    Esto provoca que obviamente sientas como si los jugos gástricos se te fueran a salir por la boca. La solución es preparar bien tu estómago con vinagre de manzana u otras bebidas ácidos fermentadas antes de comer.

    NOTA: Recuerda que esto lo debes hacer solamente si eres una persona sana, si no sufres de úlceras gástricas ni gastritis ni otras molestias o patologías.


2. Comer muchos carbohidratos y/o alimentos ricos en grasas saturadas:
    Si sientes que al comer mucho arroz, pan, pasta, patatas, etc., sufres de eructos constantes, flatulencias, entre otras cosas, probablemente se debe a:

    1. Son alimentos que alteran notablemente el pH de tu estómago.

    2. Son alimentos que para algunas personas son de muy difícil digestión.

    Si sientes que esto te pasa de forma constante, puede deberse a que tu estómago no está produciendo suficiente jugo gástrico ni que tu hígado está produciendo suficiente bilis.

    Ya sabes que esto lo puedes corregir tomando vinagre de manzana y otra bebida fermentada ácida disuelta en un poco de agua, antes de comer.


3. Rematar tu comida con agua, bebidas carbonatadas o bebidas dulces:
    El agua es vida pero tiene un pH que suele ser neutro o muy alcalino al igual que otras bebidas dulces o carbonatadas.

    No te digo que NO tomes agua sino que aprendas a tomarla.

    Agrega algo ácido a este preciado líquido si decides tomarlo antes o después de comer.




4. Rematar tu comida con alimentos ricos en fibra y azúcares:
    Si vas a comer a comer frutas, las cuales son ricas en azúcares simples y fibra, trata de consumirlas con el estómago vacío.

    ¿Por qué? Porque la fibra necesita llegar cuanto antes a los intestinos. Entonces, si comes arroz con pollo, por ejemplo, y luego te comes una fruta, esta fibra como no puede ser digerida, se quedará fermentando por ahí lo cual te provocará eructos y flatulencias.


5. Comer muy rápido:
    Si comes muy rápido usualmente no podrás masticar bien y además puede que tu cuerpo no esté lo suficientemente preparado para poder digerir bien los alimentos que consumes.

    Por eso trata de dedicar un tiempo tranquilo y espaciado a tu desayuno, almuerzo, comida y snacks.